martes, 28 de agosto de 2007

ALGO DE HISTORIA

Las fórmulas matemáticas para reconstruir una imagen tridimensional a partir de múltiples imágenes axiales planas fueron desarrolladas por el físico J. Radon, nacido en Alemania en 1917. Las fórmulas existían pero no así el equipo de rayos X capaz de hacer múltiples “cortes” ni la máquina capaz de hacer los cálculos automáticamente.
Para aplicarlo a la medicina hubo que esperar al desarrollo de la computación y del equipo adecuado que mezclase la capacidad de obtener múltiples imágenes axiales separadas por pequeñas distancias, almacenar electrónicamente los resultados y tratarlos. Todo esto lo hizo posible el británico G. H. Hounsfield en los años 70.

FIGURA 1



Las primeras TAC fueron instalados en España a finales de los años 70, el cual contaba con un software capas de recibir los datos obtenidos con el hardware especializado (ver figura 1) y sacar los cálculos mediante la formula de Radon, para su posterior presentación en pantalla.
Los primeros TAC servían solamente para estudiar el cráneo, fue con posteriores generaciones de equipos cuando pudo estudiarse el cuerpo completo.
Al principio era una exploración cara y con pocas indicaciones de uso. Actualmente es una exploración de rutina de cualquier hospital, habiéndose abaratado mucho los costes. Ahora con la TAC heliocoidal, los cortes presentan mayor precisión distinguiéndose mejor las estructuras anatómicas. Las nuevas TAC multicorona o multicorte incorporan varios anillos de detectores (entre 4 y 128), lo que aumenta aún más la rapidez, obteniéndose imágenes volumétricas en tiempo real.
Los avances tecnológicos han hecho posible un mejor procesamiento de las imágenes, dando al especialista una imagen cada vez mas real, y a la ves proporcionando software adjuntos para el almacenamiento de la información paciente-examen del TAC y maquinas similares. Llegando hoy en día a mostrar imágenes en 3D de muy buena calidad y gran precisión